Sistemas de Extinción de Incendios

En Intasal disponemos de una gran variedad de sistemas de extinción de incendios.

Puesto que un fuego puede haber sido provocado por diferentes motivos, es esencial la detección de su causa para aplicar el sistema de extinción más adecuado.

En incendios originados por combustibles sólidos como por ejemplo la madera, el papel o la tela, se utilizan los sistemas de extinción de agua.

Si el fuego viene dado por líquidos inflamables o combustibles, su extinción se realiza mediante equipos a base de espuma.

Y si el incendio se ha provocado por combustibles líquidos o gaseosos de rápida propagación, son idóneos los agentes extintores basados en polvo, ya que poseen un alto poder de inhibición.

Por último, a la hora de protección frente a un fuego de espacios con equipos electrónicos o informáticos en los que el agua podría dañarlos, se utilizan los sistemas de extinción gaseosos.

Los sistemas de extinción de incendios deben revisarse de forma periódica para garantizar su óptimo funcionamiento. Intasal somos empresa homologada para su revisión, y ofrecemos nuestro servicio de mantenimiento, el cual adaptamos a tus necesidades.

Sistemas de Extinción de Incendios: bocas de incendio equipadas

Bocas de Incendio equipadas

Contamos con bocas de incendio equipadas (BIES), son equipos completos contra incendios que instalamos conectados a una red de abastecimiento de agua.

Los anclamos en las paredes, dejándolos visibles y accesibles para que se puedan utilizar fácil y rápidamente para apagar un fuego que se acaba de originar.

Estas bocas de incendio, que se componen de varios elementos como la manguera, la válvula, o la boquilla, el manómetro para comprobar que la presión del agua es de 2 bares (que es, según la normativa vigente, la presión correcta) entre otros, se alojan en un armario de material ignífugo.

La normativa indica dos tipos de bocas de incendios equipadas, cuya diferencia es el caudal de agua que suministran. En función de las necesidades del cliente, nuestro equipo recomienda una y otra.

columna seca

Columna seca

También realizamos la instalación de la columna seca, cuyo uso debe ser exclusivamente por parte de los bomberos.

Este tipo de sistemas de extinción de incendios se instala en edificios de varias alturas, pues permiten transportar y distribuir el agua necesaria desde el camión de bomberos, a aquella planta del edificio en la que se ha producido el fuego.

Se trata de una solución ágil, eficaz y segura contra incendios.

Una columna seca consta de varias partes:

  • Toma de agua en la fachada del edificio para conectar los equipos de extinción
  • Boca de salida en pisos
  • Boca de salida en pisos con llave de seccionamiento
rociadores

Rociadores

Contamos con sistemas de extinción de incendios por rociadores automáticos, una solución eficaz para detectar indicios de un fuego y poder controlarlo o directamente apagarlo.

Este sistema se puede instalar en cualquier tipo de espacio, y su funcionamiento es muy sencillo.

Los rociadores o sprinklers van conectados a una red de conductos en los que se almacena el agente extintor: agua pulverizada, espuma o agentes gaseosos.

Los rociadores cuentan con una ampolla con líquido en su interior, y cuando detectan la presencia de fuego, se rompen liberando el tapón para que el agente extintor almacenado en los conductos pueda rociarse por el espacio para extinguirlo.

En Intasal diseñamos soluciones personalizadas para todo tipo de espacios, nos adaptamos a tus necesidades para ofrecerte una solución a tu medida.

hidrantes

Hidrantes

Los hidrantes son otro de nuestros sistemas de extinción de incendios, y en esta ocasión se trata de equipos que van, normalmente, instalados en el exterior del edificio.

De forma común se conocen como bocas de incendios, y son dispositivos conectados a la red de abastecimiento de agua. Están preparados para que los bomberos conecten una manguera para distribuir el agua y apagar el incendio; o también para llenar la cisterna de los camiones de bomberos.

Los hidrantes pueden estar conectados a una red de aguas de uso público o a una instalación privada.

Cumplen con la normativa establecida en cuanto a caudal y presión de agua mínimos, que debe ser 1 kilogramo por centímetro cuadrado durante dos horas.

extintores

Extintores

Contar con extintores supone tener la tranquilidad de poder hacer frente a un incendio para aplacarlo hasta la llegada, su fuera necesario, de los bomberos.

Ofrecemos soluciones seguras y adaptadas a las necesidades de cada espacio. A través de asesoramiento personalizado te indicaremos el tipo, la cantidad y la distribución más estratégica de los extintores que tu espacio necesita. Por supuesto, siempre de la mano de la legislación vigente; deben contar con el marcado CE y Marca de conformidad con la normativa establecida.

La gran ventaja de los extintores es que su uso es muy simple, por lo que en cualquier momento en el que se produzca un incendio, toda persona podrá utilizarlos fácilmente.

Existen distintos tipos, y para su elección hay que tener en cuenta diversos factores. Por eso a la hora de instalarlos en un local, oficina o cualquier otro espacio, es muy importante contar con un equipo de expertos.

Tipos de Extintores

Disponemos de diferentes tipos de incendios, dependiendo del tipo de fuego a apagar y en función del agente extintor.

Por el fuego a extinguir

  • Clase A: fuegos de combustibles sólidos como cartón, madera o plásticos.
  • Clase B: fuegos de combustibles líquidos como pinturas, aceites o gasolina.
  • Clase C: fuegos de combustibles gaseosos como el propano, el gas ciudad o el butano.
  • Clase D: fuegos en los que el combustible es un metal como el aluminio en polvo, el sodio o el magnesio.
  • Clase F: fuegos de combustibles como aceites y grasas animales o vegetales (cocinas).

Por el agente extintor

  • CO2: para fuegos de tipo A, B, y C. Puesto que el dióxido de carbono no conduce la electricidad, este tipo de extintor es idóneo para apagar incendios en espacios donde hay grandes corrientes eléctricas o líquidos.
  • De agua: para fuegos de tipo A y F. No es recomendable utilizarlo en lugares donde haya equipos eléctricos o corrientes eléctricas porque podría existir riesgo de electrocución.
  • De polvo: para fuegos de tipo A, B, y C. Está indicado para la extinción de todo tipo de fuegos.
  • Para fuegos especiales: para fuegos de tipo D. Su función es la de enfriar y sofocar el fuego.